La infidelidad tiene un motivo biológico y no socio-cultural
2016-10-14
El libro "Sexo" de David Bueno desvela vinculación entre la sexualidad humana y la animal




Aspectos relacionados con la sexualidad y que en principio se atribuirían a factores socio-culturales tienen una explicación científica y biológica. Por ejemplo, el adulterio y la infidelidad. Esta es una de las ideas que transmite el libro Sexo. Una inmersión rápida, escrito por el profesor, investigador de genética de la Universidad de Barcelona y divulgador científico David Bueno.

La obra es el segundo volumen de la  nueva colección "Una inmersión rápida", de Tibidabo Ediciones, dirigida por el catedrático de Ciencia Política de la Universidad Pompeu Fabra Ferran Requejo, y que tiene como objetivo profundizar en temas actuales sobre ciencia, filosofía, humanidades y ciencias políticas y sociales.

Volviendo al punto inicial, el adulterio y la infidelidad se explican porque en los hombres las relaciones extraconyugales implican el incremento de posibilidades de descendencia con parejas reproductoras diferentes a la habitual y esto favorece la selección natural porque se amplía el número de descendientes que llevan las formas génicas del progenitor.

En las mujeres, en cambio, la razón es que todos los hijos llevarán sus características génicas pero, por otra parte, las variantes génicas masculinas serán tantas como posibles padres tengan las diferentes criaturas. En el trasfondo de la cuestión, está el denominado 'gen egoísta' que es el que promueve la supervivencia y, además, consigue formar parte del genoma de muchos descendentes de su portador. Con lo cual estos sobrevivirán mejor, se reproducirán más que el resto y generación tras generación el gen en cuestión se irá extendiendo por la población. Y es que, tal como señala el libro, "la ventaja principal de la reproducción sexual es generar variabilidad genética".

Bueno también deja claro que, por cuestiones hormonales y genéticas, los cerebros masculino y femenino "presentan diferencias biológicas ineludibles"; es decir que existen formas diferentes de gestión en ambos cerebros.

Sexo es una obra que profundiza en diversos aspectos relacionados con su propio título desde un punto de vista científico pero, a la vez, de divulgación, con voluntad de ser entendedora para el lector. Y con planteamientos que pueden sorprender como, por ejemplo, que el sexo no es el origen de la vida sino que es anterior a la propia vida, porque muchas formas vitales ya se habían conformado por síntesis química. Porque la definición biológica de sexo es "mezcla de material genético que proceda, como mínimo, de dos fuentes diferentes". Por esto, porque el sexo es anterior a la vida, Bueno propone que la zona de la tierra donde habitamos se denomine -además de "biosfera"- "sexosfera".


El machismo es biológicamente inaceptable


También nos explica que si el machismo es un aspecto social y moralmente inaceptable, también cabe considerar que lo es desde un punto de vista científico y biológico porque "ninguna estrategia reproductiva que se base en la explotación de un sexo por parte del otro puede ser evolutivamente estable".

Sexo observa los diferentes comportamientos sexuales en diversas especies animales para explicar la conducta humana en la materia: como explica la presentación, pretende responder a cuestiones como "¿es cierto que las diferencias sexuales entre mujeres y hombres hacen que estas interpreten peor los mapas y que ellos no puedan mantener dos conversaciones simultáneamente? ¿Existen tales diferencias, y nos determinan hasta el extremo de considerar que las mujeres son el sexo 'débil' y los hombres, por oposición, el 'fuerte'? Y la homosexualidad, ¿cómo encaja en la concepción dualista del sexo?". Y desarrolla estos y otros temas con capítulos dedicados a la imposibilidad de un mundo sin sexo, el tránsito del sexo bacteriano al evolutivo, la inmortalidad de los genes humanos, lo que se conoce como 'guerra de sexos' y las razones por las que se sustenta tal expresión, y la sociedad del sexo.


El autor

David Bueno i Torrens es profesor e investigador de genética de la Universidad de Barcelona a la vez que divulgador de la ciencia. Es miembro de la Societat Catalana de Biologia, filial del Institut d'Estudis Catalans; de la Associació Catalana de Comunicació Científica; de la Sociedad Española de Genética; de la European Life Scientist Organisation y de Peace and Collaborative Development Network, entre otros. Por lo que respecta a su actividad de docencia e investigación, se centra en la Universidad de Barcelona y el Consejo Interuniversitario de Cataluña, además de su condición de miembro del Plan Nacional de Valores impulsado por la Generalitat. Ha publicado y editado libros de divulgación científica, es editor y director de la revista de divulgación científica B-On (Biologia On-Line), y ha colaborado en medios como Ara, El Punt Avui, La Vanguardia, Públic o Global Talent, así como en diversos programas de radio.

VOLVER
Diseño web y desarrollo de aplicaciones